Imagen cortesía de CNN Whater

Luego de registrarse continuas precipitaciones en Panamá, las cuales tuvieron sus inicios el lunes 14 de noviembre de 2016, y siguieron cayendo intermitentemente los días siguientes hasta convertirse en una lluvia incesante acaecida durante los días 21 y 22 de noviembre, la tormenta tropical Otto generó alerta roja para los panameños. En el distrito de Arraijan de la provincia de Panamá se presentaron fuertes deslaves, registrándose 9 afectados entre los cuales 2 lastimosamente fallecieron, y los 7 restantes fueron heridos y trasladados al hospital local.

En otras provincias de Panamá como Colón, Bocas del Toro y Veraguas ocurrieron fuertes inundaciones. El paso fluvial, generado como consecuencia de las mismas, debilitó los cimientos de muchos árboles a lo largo del país, lo que a su vez resultó en que algunos de estos se derrumbaran y ocasionaran daños, que fueron irreparables en la mayoría de los casos. Ejemplo de esto es el fallecimiento de un niño en el distrito de Panamá que fue impactado por un árbol al caer.

Otto: impacto sorpresivo sobre territorio panameño

Panamá es un país que se caracteriza por sus frecuentes lluvias y sus repentinos cambios climáticos. La temporada de invierno se extiende por un aproximado de 9 meses. Y aún en esta época, se vislumbran periodos de sol y un clima caluroso.

Es por ello que este fenómeno climático, que el día 22 de noviembre advirtió con cambiar de calificación de Tormenta a Huracán (por el cambio de velocidad de 110 kilómetros sobre horas a 120 kilómetros sobre horas o más) resultó algo impactante para los panameños y otros residentes del país, a quienes la noticia tomó desprevenidos. Las zonas más afectadas por inundaciones fueron las costas, lo que resultó en perjuicio a este país que cuenta con dos grandes costas.

Dejar respuesta