Imagen cortesía de: Odontología Ideal Medellin

El abanico de fobias que existen y que afectan a una parte considerable de la población mundial cada día se extiende a un ritmo alarmante. Se puede afirmar 6 de cada diez habitantes de la tierra tiene alguna fobia, miedo o se siente extremadamente presionado (a) o nervioso (a) ante las siguientes situaciones: Miedo a la multitud, a los ascensores, viajar en avión, a los puentes, lugares elevados, inyecciones, a la sangre, a determinados animales, a espacios cerrados, o incluso a los relámpagos.

La Psicología, plantea la solución con una receta aparentemente sencilla, y es exponerse ante aquello que atemoriza al sujeto con la finalidad de que en el cerebro se realice un reajuste en la percepción del miedo y en la escala de temores, aplicando una terapia de shock de esta manera el miedo dejará de limitar la vida del paciente que amerite este tipo de terapias. Sin embargo para la mayoría de las personas constituye un reto enorme, o hasta una especie de tortura el someterse ante una terapia como esta, debido a esto la mayoría desertan antes de enfrentar y abandonar sus miedos.

La cura del miedo

Ciertos estudiosos e investigadores pertenecientes a las Universidades de Cambridge, EE.UU y Japón  han hecho un enorme descubrimiento que consiste en eliminar  sin un tipo de esfuerzo especial y de manera inconsciente, el miedo, o algún recuerdo perturbador que origine las mismas sensaciones de este. (Ritmo cardiaco elevado, sudoración, etc.) Y la manera como se aplica es usando una combinación de inteligencia artificial en conjunto de técnicas de escáner cerebral. Su estudio ha sido publicado por “Nature Human Behaviour”,  esta investigación puede ser el indicio de nuevas formas de tratamiento a pacientes con fobias o estrés postraumático.

Lo que ha generado reacciones positivas en pacientes con fobias extremas o que no son capaces de seguir una terapia de shock en donde la única salida de sus temores es enfrentarse a ellos.

Dejar respuesta